¿PUEDE EL PROGRESO DE LA HUMANIDAD SER COMPATIBLE CON LA SOSTENIBILIDAD DE LA TIERRA?

Cuando en 1972 el M.I.T. publicó a solicitud del Club de Roma “Los límites del crecimiento”, un estudio dirigido por Dennis L. Meadows, se puso de relieve la necesidad de modificar las tendencias del desarrollo, y de establecer las condiciones para vivir en un planeta sostenible, estable y respetuoso con el medio ambiente.

La creciente complejidad y volatilidad del actual marco socioeconómico, la globalización, y la interdependencia de los sistemas, refuerzan hoy en día la necesidad de promover el desarrollo sostenible como respuesta a este desafío. En un entorno que cuenta con recursos limitados, cuya disponibilidad ha de ser garantizada cimentando una cultura ecológica de dimensión planetaria y solidaria, toda actitud y toda interacción entre el hombre y su entorno de vida debe fundamentarse en la adopción de los principios elementales de la deliberación inteligente y de la sensatez.

El clásico esquema de la economía lineal, según el cual se desarrollan etapas sucesivas de extracción de materiales, procesamiento, producción, utilización y eliminación de productos, no es sostenible de modo indefinido, con el agravante de que, durante el proceso, se originan efectos colaterales negativos, tales como la progresiva escasez de recursos naturales, la producción de residuos, la contaminación, y la crisis climática. Esta situación conduce a la necesidad de identificar prioridades para consolidar una economía más competitiva, responsable y sostenible, orientada en función de un marco en el que la innovación y el sentido común resultan esenciales para garantizar el bienestar de la humanidad.

El objetivo de esta obra ha sido analizar las posibles vías que permitan provocar el cambio de paradigmas necesario para reconducir el modelo económico vigente, y desterrar los desacertados hábitos de comportamiento social. El propósito es insinuar alternativas para sustituir actitudes conformistas, irresponsables y desfasadas, y asumir nuevos modelos de producción, consumo y comportamiento, orientando la acción hacia el rechazo definitivo de la cultura del despilfarro y de la especulación.

La Tierra se encuentra en alerta roja. A un entorno geopolítico confuso e inestable se suman la emergencia climática, el riesgo en el suministro de recursos productivos, y la falta de consenso transversal para emprender las acciones que eviten el caos. Ya no hay tiempo para la imprudencia, la irresponsabilidad, la indiferencia y la negación de las evidencias. Es urgente adoptar medidas efectivas para garantizar un futuro seguro y acogedor para los habitantes de la Tierra.

Para que los instrumentos destinados a invertir la ruta hacia el caos surtan efecto, y se traduzcan en la consolidación definitiva de la sostenibilidad integral, es imprescindible practicar el ejercicio universal del compromiso, de la solidaridad, de la voluntad para la acción, y desplegar una conciencia colectiva que haga frente con firmeza a un panorama complejo y peligroso, que cada día amenaza con mayor dramatismo a la integridad del planeta. A menudo se tiene la falsa impresión de que todo va bien, pero todo queda en nada si no se actúa con responsabilidad, esfuerzo y coraje. Nada puede ir bien si las ideas, las promesas, los compromisos y las buenas intenciones se pierden por el camino.

Este libro pretende ser un llamado a la reflexión sobre los problemas que hoy afectan de modo dramático a la humanidad, y señalar con visión realista los caminos que orienten la acción de modo transversal y responsable para asegurar la sostenibilidad del mundo global. Los temas analizados en este ensayo son expuestos con el propósito de llamar la atención de ciudadanos, empresarios y representantes de diferentes estamentos públicos y privados, e invitarlos a debatir sobre los requisitos, los retos y las oportunidades que conducen a la ineludible necesidad de afianzar la Sostenibilidad en la era global.

“El largo Viaje hacia un Futuro Sostenible” está disponible en versiones impresa y digital en Amazon.com.

 

Autor: Mauricio Espaliat

Socio de MIESES GLOBAL